Fin del contrato por jubilación, muerte o incapacidad permanente del empresario

Fin del contrato por jubilación, muerte o incapacidad permanente del empresario

Hoy observamos en el blog de PPTO el término de: Fin del contrato por jubilación, muerte o incapacidad persistente del empresario

Causas de terminación de la relación laboral

El artículo 49 del estatuto de los trabajadores recoge las diversas causas de extinción de la relación laboral.

La sección 1.g) de ese producto indica de qué forma causa de terminación de la relación laboral:

Para muerte, jubilación en los casos previstos por el sistema de seguridad social pertinente, o incapacidad del empleador, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 44, o por extinción de la personalidad jurídica del contratante.

Sección 1.g) del producto 49

Consecuentemente, existen tres opciones para la resolución de la relación laboral de conformidad con el producto mencionado:

  1. los muerte del empresario puede justificar la terminación de la relación laboral, a menos que los herederos no demanden a la empresa, o ésta se venda y se produzca la sucesión de la compañía.
  2. los incapacidad persistente del empleador de al menos un nivel terminado, proclamado judicial o administrativamente.
  3. los Jubilación según las normas de la Seguridad Social, o cuando tenga derecho a la correspondiente pensión de vejez.

Como vamos a explicar ahora, estos motivos de despido solo son válidos cuando es el empresario quien contrata de manera directa al trabajador como autónomo, y no mediante la empresa.

¿Necesitas un especialista? Consúltanos tu caso, sabemos como ayudarte

Cuéntanos tu caso
Consentimiento(Obligatorio)

Derechos de los trabajadores

En el caso de extinción de la relación laboral por ciertas causas anteriores, el trabajador ha derecho a una indemnización equivalente a un mes de salario, con independencia de la antigüedad del trabajador.

En un caso así, no se necesita notificación previa.

Además, tendrás derecho a la liquidación (en este punto te explicamos de qué manera se calcula) y posibilidades por desempleo, siempre que hayas aportado al menos 360 días en los últimos seis años.

Sin embargo, hay que tomar en consideración una cosa muy importante, La opción de compensación de un mes solo es posible si el empleador nos ha contratado directamente.

O sea, el empleador no puede ser una empresa de responsabilidad limitada o de compromiso limitada, o una compañía comercial diferente, sino que debe ser autónomo.

Para entender que podemos ver nómina o pedir un informe de vida laboral y ver los detalles del empleador.

En este artículo analizaremos opciones de los usados en función de las principales ocasiones posibles que puedan aparecer, en el caso de jubilación, fallecimiento o invalidez persistente del empleador y también sabiendo la identidad del empleador.

1.- Empresas comerciales

Visto que el empleador se jubile o quede permanentemente discapacitado no supone de manera directa el cierre de la empresa mercantil o la rescisión de los contratos de trabajo, ya que, en principio, la actividad económica de la empresa sigue.

No obstante, si la compañía escoge rescindir los contratos y cerrar la sociedad, el trámite a continuar será un despido objetivo o colectivo dependiendo del número de trabajadores implicados:

Si él el número de trabajadores afectados es cinco o menos Habrá un despido propósito con una bonificación de 20 días por año trabajado y un preaviso de 15 días.

El despido objetivo

Índice de partidas Despido en España Despido propósito y remuneración relativa De qué forma seguir con el despido, la carta de despido …

Si él el número de trabajadores damnificados sobrepasa los cincoTienes que pasar por el trámite de despido colectivo.

En un caso así, el subvención se va a negociar con los representantes legales de los trabajadores, el salario mínimo es de 20 días al año trabajado con un máximo de 12 meses.

2.- El empresario individual

Como comentábamos al comienzo del registro, en estos casos el subvención a abonar al trabajador es de un mes de salario, con independencia de la antigüedad del trabajador, y sin necesidad de preaviso.

Por ende, la legislación laboral permite al empleador individual rescindir los contratos de trabajo de una forma mucho más económica y fácil que una compañía comercial.

Pero para ello, es esencial que la extinción esté motivada por la jubilación, la invalidez o la desaparición.

Es más, debe haber una coincidencia absoluta entre el momento de la causa y el momento de la rescisión contractual. Por servirnos de un ejemplo, no es posible admitir al empleador en incapacidad persistente absoluta, proseguir la actividad y, pasados dos años, solicitar la rescisión por la declaración de incapacidad persistente y el pago de un salario por mes.

Si quieres profundizar en la situacion de la jubilación, te invito a este artículo.

Por otro lado, es imposible explotar entre las opciones existentes para conciliar la pensión de vejez y el trabajo y luego ofrecer por terminada la relación laboral en el momento en que el empleador de esta manera lo desee.

De este modo, a modo de ejemplo, la sentencia de 13 de mayo de 2021 del Tribunal Supremo de Castilla la Mancha considera que la jubilación activa no es compatible con una posterior extinción de la relación laboral por jubilación.

Extraordinariamente, tiene concedido un corto período temporal entre, por poner un ejemplo, la jubilación y la terminación del empleo, si existe evidencia de que este tiempo se empleó solo para actividades de cierre de negocios, como la venta de activos que estaban en operación.

No es posible detallar un plazo objetivo para el cese de la actividad, no obstante un período de siete meses ha sido considerado excesivo por la jurisprudencia, en especial cuando durante estos días no se ha demostrado por la parte del empleador que las ocupaciones encaminadas al cierre de la actividad Se llevó a cabo.

3.-El negocio no cierra, pero se produce una sucesión

Si el negocio sigue tras la jubilación, fallecimiento o discapacidad, así sea pues ha sido transferido a otra persona o entidad, o por el hecho de que el jubilado nombra a un gerente o gerente para dirigirlo, la relación laboral no se puede terminar. mientras continúa la actividad.

Hablamos de la llamada sucesión societaria, enumerada en el producto 44 del Estatuto de los Trabajadores. También, si releemos el producto 49 sobre cese de la relación laboral que señalábamos al comienzo de este producto, nos estamos refiriendo a este producto.

los el nuevo empleador es sustituido en los derechos y deberes sindicales y de seguridad popular del previo, y por ende, debe realizar todas las condiciones laborales de los trabajadores, y asimismo ha de ser responsable de las deudas de nómina si existen.

Caso de que no se realice esta subrogación del trabajador y se dé por terminada la relación laboral con los trabajadores, tienen que mencionarse ambas compañías, tanto la que nos contrató como la compañía que ingresa.

Duración y opciones para continuar

Si el trabajador no está satisfecho, tiene un período de 20 días hábiles para impugnar la rescisión a partir de la fecha de rescisión.

En primer lugar, se debe enseñar un folleto de conciliación laboral y, en el caso de no haber acuerdo con la empresa, se debe enseñar una petición al juez de lo social.

En esta sección hallará toda la información relacionada con la disputa por despido.

Es mucho Es esencial acudir a los tribunales en el momento en que la relación laboral haya terminado por jubilación, fallecimiento o invalidez, pero se cree que la empresa se venderá más tarde y que se generará una sucesión societaria de conformidad con el artículo 44 del estatuto de los trabajadores y, por consiguiente, la terminación no es adecuada.

Miguel Buendía Zapín


Periodista de amplia experiencia, columnista de rigurosos medios relacionado con el derecho. Post grado en derecho periodistico. LinkedIn

Ir arriba